lunes, 11 diciembre, 2017 12:29 am
INICIO » INTERNACIONAL » Nicolás Maduro inicia juicio contra fiscal que se le rebeló

Nicolás Maduro inicia juicio contra fiscal que se le rebeló


Foto AP

En Caracas

El 4 de julio de 2017 pasará a la historia como el día en el que la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, desconoció al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ): “No he cometido ningún delito y si así hubiese sido, no me someteré a este tribunal ilegítimo. Lo desconozco”, dijo la alta funcionaria, al tiempo en que estaba siendo sometida a un antejuicio de mérito en el Supremo.

Minutos antes la Sala Constitucional del máximo tribunal del país sudamericano desconoció la autoridad de la fiscal y juramentó como vicefiscal a Katherine Harrington, una abogada —en proceso de jubilación— sancionada por Estados Unidos, por presunta violación a los derechos humanos y responsable de meter en la cárcel al exalcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma.

“A ella tampoco la reconozco”, dijo Ortega Díaz, ante un auditorio que la aplaudía, mientras la funcionaria desgranaba su defensa a distancia, acusaba y trataba de usar la ironía para descalificar la acción intentada por el diputado Pedro Carreño, y avalada por el TSJ y por el defensor del pueblo, Tareck William Saab.

Eran aproximadamente las 10:25 de la mañana (hora local) cuando Harrington tomaba juramento en el auditorio auxiliar del TSJ. Todos los integrantes de la sala constitucional estaban presentes, incluyendo el exdiputado oficialista, Calixto Ortega, a quien rumores han señalado de no estar de acuerdo con el alcance de este conflicto de poderes, que coloca al país en una situación inédita.

La explicación del magistrado Juan José Mendoza para que la sala desconociera la decisión de la fiscal de nombrar como vicefiscal Rafael González Arias, quien fue ratificado en ese cargo el voto unánime de la Asamblea Nacional el 3 de julio, fue el desacato del Congreso.

La sede del Tribunal Supremo de Justicia amaneció ayer con doble o triple custodia. Los vehículos de control del orden público, conocidos como “murciélagos”, habían desplegado sus alas desde las 5:00 horas, cortando el paso por la céntrica avenida Baralt, en Caracas.

“Se me acusa de haber declarado que las sentencias 155 y 156 rompían el orden constitucional… Yo sí lo dije y lo sostengo”, prosiguió con su defensa la titular del Ministerio Público y una lluvia de aplausos la secundó. “Parece que defender la Constitución en este país es un crimen”, dijo la funcionaria que se autodefine como chavista, pero que en las últimas semanas se ha manifestado en contra del régimen de Nicolás Maduro.

Ortega Díaz daba por hecho que ayer sería destituida en el TSJ, acción que calificó de un golpe de Estado “peor que el de Pedro Carmona Estanga” (contra Hugo Chávez, en 2002). Distinto a su pronóstico, el TSJ no tomó la decisión inmediatamente, se dio un plazo de cinco días para anunciar lo que todos dan por sentado.

Es la primera vez que Ortega Díaz desconoce al Supremo. “Si el TSJ me destituye, tendré que contribuir a la restitución de la democracia, como lo establece el artículo 333 de la Constitución”, dijo.

No obstante, Ortega Díaz terminó sus palabras con un mensaje de esperanza: “Yo seguiré en la lucha y vamos a triunfar. Dios bendiga a Venezuela”, concluyó.

Tomada de Efecto Cocuyo



Enlace a fuente:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *