lunes, 23 octubre, 2017 1:01 am
INICIO » Salud » El uso de los carritos de golf se está extendiendo, y también el peligro para los niños: MedlinePlus Health News

El uso de los carritos de golf se está extendiendo, y también el peligro para los niños: MedlinePlus Health News

Imagen de noticias HealthDay

VIERNES, 15 de septiembre de 2017 (HealthDay News) — Los carritos de golf no son solo ya para los golfistas, y su uso generalizado conlleva que los niños que quieren dar una vuelta en los vehículos se hagan lesiones, muestra una nueva investigación.

Los investigadores observaron a más de 100 jóvenes de 17 o menos años tratados en centros de traumatismos pediátricos o para adultos en Pensilvania después de lesionarse con un carrito de golf desde principios de 2004 hasta finales de 2014.

Las lesiones no siempre fueron leves. Tres cuartas partes experimentaron al menos una fractura ósea; más de 4 de cada 10 sufrieron una fractura de cráneo; y más de una tercera parte requirieron ser admitidos en una unidad de cuidados intensivos (UCI), mostró el estudio.

Dichos datos “nos hicieron ser conscientes de que los carritos de golf estaban causando lesiones significativas a los niños de nuestro estado”, dijo el coautor del estudio, el Dr. Mariano Garay.

Pero los carritos de golf “no reciben tanta atención como otros vehículos recreativos”, dijo Garay, que en la actualidad es médico residente de Allegheny Health Network, y que era estudiante de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Pensilvania cuando se realizó el estudio.

“La idea del estudio se originó mientras realizábamos una previsión de las lesiones en los niños con cuatriciclos (ATV, por sus siglas en inglés)”, dijo Garay.

Garay y sus colaboradores encontraron que “a lo largo del periodo de 11 años que estudiamos, la cantidad de niños que fueron admitidos en un centro de traumatismos en Pensilvania debido a las lesiones relacionados con los carritos de golf siguió siendo relativamente constante”, dijo.

“[Pero] también vimos que la gravedad de las lesiones fue comparable con la de las sufridas por los que montan en ATV”, indicó Garay. “Lo que fue sorprendente, dado que los carritos de golf, en general, no pueden alcanzar la velocidad de los ATV”.

Indicó que en Pensilvania los carritos de golf están exentos de los requisitos de registro, aunque se supone que no se pueden conducir en carreteras públicas, excepto para cruzarlas.

La investigación anterior ha mostrado que la mayoría de lesiones relacionadas con los carritos se producen en el campo de golf, pero hasta el 30 por ciento se producen ahora en las calles, en casa o en la granja.

Los investigadores dijeron que tampoco eran conscientes de que hubiera ninguna directriz para los padres o los médicos con respecto al uso del carrito de golf entre los niños.

La edad promedio de los niños lesionados era de 11 años, encontró el estudio. Entre las víctimas de los accidentes con los carritos de golf, los niños mayores (definidos como los que tenían a partir de 6 años) eran menos propensos a sufrir una fractura de algún tipo que los niños menores de 6 años.

Pero más de una cuarta parte de los niños sufrieron una conmoción cerebral (el 27 por ciento). Se observó que el riesgo de conmoción era mayor para los niños de 6 a 11 años de edad que para los niños menores de 6. Aproximadamente entre el 25 y el 30 por ciento sufrieron una lesión cerebral y una hemorragia cerebral, y un niño falleció.

¿Los padres son plenamente conscientes de la seriedad del posible riesgo al que se enfrentan los usuarios jóvenes de los carritos de golf? Garay afirmó que no se sabe ahora mismo.

“Creo que sería interesante estudiar si los padres y los usuarios los consideran más seguros que otros vehículos”, dijo.

Aun así, basándose en los nuevos hallazgos, los investigadores creen que las organizaciones médicas profesionales deberían tomar medidas para establecer alguna forma de directriz para los padres con respecto al uso pediátrico de los carritos de golf.

El Dr. Gary Smith es presidente de la Alianza para la Prevención de Lesiones Infantiles (Child Injury Prevention Alliance), y director del Centro de Investigación y Políticas sobre las Lesiones del Hospital Pediátrico Nacional de Columbus, en Ohio. Smith no participó en el estudio.

Cree que el estudio podría ofrecer un retrato excesivamente funesto del riesgo de lesión, principalmente porque el equipo del estudio se centró exclusivamente en las lesiones tratadas en los centros de traumatismos. Ese tipo de lesiones, por definición, excluirían a las lesiones menos graves que no requieren la hospitalización del paciente.

Una vez dicho eso, Smith se mostró de acuerdo en que “los carritos de golf no están diseñados para los niños, y la mayoría de ellos no ofrecen ninguna característica de seguridad para los niños”.

Y advirtió que “tanto si es en un terreno irregular fuera de las carreteras o mezclados con el tráfico de otros vehículos en las calles, los jóvenes menores de 16 años de edad generalmente carecen de la madurez de juicio y del control de impulsos para manejar de forma segura estos vehículos”.

“Esperemos que este estudio ayude a aumentar la concienciación de los padres acerca de los peligros de permitir a los niños que manejen los carritos de golf”, añadió Smith.

Garay y sus colaboradores comentarán sus hallazgos el lunes en la reunión de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics), en Chicago. Los hallazgos presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Mariano Garay, M.D., resident physician, Allegheny Health Network, Pittsburgh; Gary A. Smith, M.D., Dr.P.H., president, Child Injury Prevention Alliance, and director, Center for Injury Research and Policy, Nationwide Children’s Hospital, Columbus, Ohio; American Academy of Pediatrics meeting, Chicago, Sept. 15, 2017

Las noticias son escritas y proporcionadas por HealthDay y no reflejan los puntos de vista de la política federal, las opiniones de MedlinePlus, la Biblioteca Nacional de Medicina, los Institutos Nacionales de la Salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.


Enlace a fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *