jueves, 14 diciembre, 2017 7:57 am
INICIO » Gastronomía » ¿Por qué no deberíamos pedir nunca una hamburguesa poco hecha?

¿Por qué no deberíamos pedir nunca una hamburguesa poco hecha?

Dicen que para gustos están los colores… y en el punto de la carne todavía más. Están los que la piden carbonizada y los que disfrutan con un color rojizo casi crudo. Y ambos están tentando la suerte en cuanto a salud.

Del riesgo de carbonizar los alimentos, que se impregnan de dióxido de carbono, ya os habíamos hablado. ¿Por qué tu hamburguesa poco hecha también tiene riesgos para la salud? Os lo contamos.

Pexels Hamburguesa2

Carne picada poco hecha, riesgo de bacterias

La diferencia entre un filete de carne y la carne picada de la hamburguesa en cuanto a los riesgos de su preparación está precisamente en el corte.

Pexels Hamburguesa3

La presencia de bacterias como E. Coli y Salmonella -que atacan al sistema digestivo- es más peligrosa en la carne triturada porque se reparten y mezclan en su interior.

Este tipo de bacterias mueren cuando son cocinadas a suficiente temperatura, durante suficiente tiempo. Es decir, nunca “poco hecho”, siempre por encima de 70 grados.

¿Dónde está el problema de la “carne sangrante”? Según indican estudios científicos, la mala o escasa cocción de la carne (en ese estudio probaron con cinco preparados de aves de corral: fritos, a la plancha y horneados) la bacteria Salmonella Typhimurium sobrevivía sin problemas.

No solo en forma de hamburguesa, sino también salchichas, kebabs o rotis de carne.

En un reciente informe de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) se señalaba el aumento en los últimos años, de intoxicación por el microorganismo Campylobacter, que contamina fácilmente la carne, especialmente aviar.

En la Unión Europea se calcula que se dan anualmente entre dos y 20 millones de casos de
infecciones
por Campylobacter spp, más frecuente incluso que los casos provocados por Salmonella y E. Coli.

Según la AECOSAN, los síntomas de la “campilobacteriosis” son “diarrea acuosa que a veces puede ser sanguinolenta, dolor abdominal, fiebre, dolor de cabeza y náuseas”. Y todo ello con el denominador común de la carne poco hecha.

Curiosamente, este riesgo para la salud no es algo nuevo. Ya en los años 80 se detectó un brote de “Escherichia coli O157:H7” que se llamó “la enfermedad de las hamburguesas“.

Los investigadores observaron cómo el aumento del consumo de este tipo de carne estaba directamente relacionado con el aumento en los casos, algunos de ellos mortales, bajo la forma del llamado Síndrome Urémico Hemolítico.

Desgraciadamente, esta patología es muy conocido en Argentina, a pesar de su especial cuidado en la preparación de la carne y al corte. Los expertos recomiendan incluso limpiar la tabla y el cuchillo con el que se ha cortado la carne cruda y nunca reutilizarlos en la carne asada.

No se nos ocurren más motivos para descartar para siempre la hamburguesa poco hecha.

Imágenes | Pexels
En Directo al Paladar | Nuestras mejores 25 recetas de hamburguesas
En Directo al Paladar | Mi mejor receta de hamburguesa. Consejos y trucos de elaboración


Enlace a fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *