sábado, 21 julio, 2018 10:38 am
INICIO » ECONOMÍA » ¿Se gesta una nueva crisis global?

¿Se gesta una nueva crisis global?

Nota del editor:Esta nota fue publicada originalmente en la edición del 15 de mayo de 2018 la revista Expansión.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) –Economistas e inversionistas están preocupados. Según cálculos económicos, desde hace 40 años los ciclos de crecimiento antes de una crisis son de cinco años. Sin embargo, la actual fase de expansión, desde la última debacle, ya excedió ese tiempo.

“Estamos en el noveno año de expansión después de la crisis de 2008. Inversionistas y economistas consideran que, por el simple factor tiempo, es necesario pronosticar una recesión”, advierte Gabriel Casillas, director general adjunto de Análisis Económico de Grupo Banorte.

El ciclo de expansión se ha extendido por la evolución tecnológica que ha favorecido la generación de ganancias de las economías. Además, al venir de la caída más profunda de la historia, dice Casillas, el ciclo de recuperación fue mayor.

Los economistas están expectantes a las señales que pudieran aparecer en el camino.

Recientemente, en las Reuniones de Primavera 2018, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, advirtió que los altos niveles de deuda pública global y el endurecimiento de la política monetaria de países desarrollados son peligros que enfrenta la economía mundial.

Lee: EU condiciona eliminación de aranceles al acero a cambio de un nuevo TLCAN

En las naciones desarrolladas, la deuda se sitúa en 105% de su PIB, el nivel más alto desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, y en los países emergentes alcanza el 50%, según el FMI.

A decir de Casillas,los riesgos para la economía global pueden potenciarse con guerras comerciales y bélicas, ataques cibernéticos que afecten a sectores importantes en Estados Unidos, o incrementos acelerados en la tasa de interés de referencia de la Reserva Federal (Fed).

Con todo, el FMI pronostica crecimientos para la economía global de 3.9% para 2018 y 2019, el mayor crecimiento económico desde 2010. Pero el pronóstico no es del todo alentador, pues los altos crecimientos también precedieron la crisis de 2009.

Una crisis en Estados Unidos que se extienda por el mundo generando una recesión en México hacia 2020-2021 no suena ilógico, comenta Gabriela Siller, directora de Análisis Económico de Banco Base.

LOS INDICIOS

Los expertos coinciden en que la mayor amenaza para una crisis tiene nombre y apellido: Donald Trump.

Hacer realidad cualquiera de sus amenazas “irracionales”, como una guerra arancelaria con China, salirse de la Organización Mundial del Comercio (OMC) o atacar Corea del Norte, significaría un colapso para la economía y el mercado de capitales de su país, considera Siller.

Los aranceles con los que Trump amenaza a otras economías, como China, México y Canadá, pueden generar efectos inflacionarios y llevar a un ritmo más acelerado en las alzas de la tasa de la Fed.

El desplome de la bolsa en Estados Unidos a inicios de febrero pasado mostró el nerviosismo del mercado y el efecto dominó que podría generar una crisis. Las repercusiones se sintieron en las bolsas de México, Tokio, China, Taiwán y Corea.

Lee: Tres efectos en México de la guerra arancelaria entre China y EU

Detrás de la caída prevaleció el temor de los inversionistas por un incremento acelerado en la tasa de fondos federales en EU, ante la posibilidad de un alza en la inflación en ese país, que pudiera gestarse por el recorte de impuestos, que, a su vez, presione los salarios, explica la ejecutiva de Banco Base.

El último anuncio de política monetaria de la Fed dejó ver que los siguientes dos aumentos en la tasa que se esperan para este año serán graduales.

“La Fed debe ser cuidadosa con sus tiempos, si lo hacen demasiado lento, dan la proyección de que el dinero es barato y propician que los estadounidenses se sobreendeuden”, advierte Siller.

Por lo pronto, la decisión de la Fed ayuda a dar tranquilidad a los mercados, y que en lugar de ver una crisis en el futuro se dé una desaceleración a inicios de la siguiente década, considera Casillas.

“En una desaceleración podríamos ver que empresas en peligro de quebrar lo hagan, pero también se vería el surgimiento de nuevas empresas y de algunas innovaciones tecnológicas que puedan hacerse comerciales”, comenta.

Lo anterior, ayudaría a que en un tiempo menor a ciclos anteriores, la economía a nivel global vuelva a su tendencia de crecimiento.

Por lo pronto, todos son pronósticos, no hay nada escrito.

Recomendaciones


Enlace a fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.